La Riqueza de una Nación está en Proporción a La Riqueza de sus Habitantes.

EL hombre más rico de babilonia George S Clason

La riqueza de una ciudad, un país o una civilización está ligada en gran proporción al nivel de prosperidad individual que alcanza cada uno de sus ciudadanos.

Para conformar un país desarrollado y rico, las personas deben de convertirse en personas desarrolladas y ricas.

Babilonia fue una de las ciudades más poderosas de su época. Fue el hogar de una de las 7 maravillas del mundo antiguo: “Los Jardines Colgantes de Babilonia”.

Los jardines colgantes de babilonia

El conocimiento descrito en el libro de George S. Clason, es un principio muy simple. El mensaje es contado y narrado en forma de una historia sobre un hombre normal que un día tuvo una gran epifanía.

El Deseo de Bansir.

El título del primer capítulo se llama “El Hombre Que Deseaba Oro”. En esta parte Clason hace una introducción y presentación de uno de los personajes en la historia de “El Hombre Más Rico de Babilonia”.

la gran ciudad de babilonia

Bansir era un obrero en la ciudad, su cargo era ser el constructor de los carros para carreras y guerras.

Un día se sintió diferente y empezó a cuestionarse sobre su situación actual, comenzó a pensar en la posibilidad de vivir mejor. Surgieron una serie de preguntas sobre lo próspera que es la ciudad en donde vive, pero él no vive de la misma forma.

frases sobre la curiosidad

Entre sus observaciones fue consciente de que no es muy diferente de las personas más acaudaladas de Babilonia. Todos viven bajo el mismo sol y envejecen lentamente como cualquiera, pero por alguna razón cada vez tienen más riquezas y oro (la divisa más conocida y usada por las civilizaciones antiguas).

Bansir dejó florecer una fuerte curiosidad por saber y entender cuáles son las diferencias de conocimiento entre esas personas y él.  Ha trabajado duro por mucho tiempo. ¿No es la idea del trabajo duro lo que genera riquezas? ¿Cuál fue el conocimiento que no aplicó?

El Primer Paso Hacia La Riqueza

El problema se describe en una conversación con su mejor amigo, Kobi, quien trabajaba como músico. Kobi se codeaba con personas importantes en sus presentaciones pero también tenía los mismos problemas financieros que Bansir.

Kobi y Bansir con bolsillos vacios

Durante la conversación, Kobi pide prestado dinero a Bansir, y éste con mucho dolor y vergüenza le hace saber que no tiene un sólo peso en el bolsillo.

No sólo está disgustado por eso, tiene muchas ganas de saber cómo resolver ese problema. Para Bansir, el no ser capaz de prestar la insignificante cantidad que le pedía Kobi era haber tocado fondo.

pensar como solucionar problemas

Esta es una excelente representación del primer paso que cualquier persona debe de hacer para que las cosas empiecen a cambiar.

Exactamente como “La Ciencia de Hacerse Rico” explica en su tercer capítulo “¿Está Monopolizada la Oportunidad?”, las personas ricas y pobres viven unas al lado de otras, los resultados que una persona tiene no son dependientes del ambiente externo. Depende más de la energía que nos mueve desde el interior de nuestra mente.

ricos y pobres viven uno al lado del otro

Bansir y Kobi vivían en la ciudad más rica del mundo antiguo pero aún así se encontraban quebrados. Al tomar la decisión de no quedarse de brazos cruzados han iniciado el primer paso en el camino de la riqueza.

Wallace D. Wattles da a entender que trabajar con un conocimiento extra es hacer las cosas del “cierto modo”, pensando del “cierto modo” y actuando de un “cierto modo”. Para vivir del cierto modo hay que tener un objetivo concreto en la mente y comenzar a tomar acciones eficientes hacia ella.

wallace d wattles pensar del cierto modo

En el caso de Bansir, su objetivo fue “saber algo nuevo” y su acción eficiente fue ir a buscar a alguien que pueda llenar su curiosidad y responder sus cuestionamientos.

Es importante abrir la mente a la posibilidad, pensar proactivamente y utilizar los conocimientos existentes para crear nuevos conocimientos que generen nuevos resultados.

Estos no siempre van a ser positivos pero la clave es estar dispuesto a hacer algo, la mínima acción es suficiente.

El Deseo es Algo Sumamente Importante.

Tener un deseo para empezar a cambiar las cosas es tan importante que Napoleón Hill en su libro más conocido dedica un capítulo entero para describirlo. El primer principio de “Piense y Hágase Rico” describe el concepto de “El Deseo Ardiente” para conseguir una meta.

deseo interno

Esto empieza como una pequeña curiosidad y luego se expande hasta realmente saber todos los detalles posibles que den respuesta a las preguntas que uno se hace.

Las preguntas iniciales arrojan luz sobre las puertas que siempre estuvieron presentes frente a nosotros pero que nunca tuvimos el coraje de abrirlas o inclusive no teníamos los conocimientos para verlas, tal vez por pereza y no salir de la zona de confort o por miedo al fracaso.

deseo ardiente de mejorar

La Historia de Arkad

Bansir y Kobi tienen la oportunidad de escuchar la historia de quien en ese momento era el hombre más rico de babilonia.

Arkad era una persona muy acaudalada y lo suficientemente humilde como para relatarles la historia de cómo fue que se convirtió en una persona de grandes recursos.

la historia de arkad

Empieza por hacerles saber que fue igual que ellos, él también era una persona común que un día no se negó a hacerse las preguntas correctas, dejar en libertad su curiosidad y tratar de entender porqué las cosas no iban como él esperaba.

La Lección de un Gran Maestro.

Arkad luego de su paso inicial hacia la curiosidad, tuvo su oportunidad de preguntar a una persona de poder sobre cómo crear riqueza. El principio lo aprendió de Algamish quién le explico cómo funciona realmente el oro y cuáles son sus irrefutables leyes.

las leyes del oro

El primer paso es tener el deseo por conocer cómo funcionan estas leyes. El segundo, una vez que las conoces, es ponerlas en práctica hasta que se forme un hábito. Al tener ese nuevo hábito el oro simplemente crece alrededor tuyo.

El concepto que aprendió es muy simple:

“Aprender a ganar, aprender a retener, aprender a usarlo.”

Aprender a Ganar.

Todos debemos de aprender a ganar dinero, mediante un trabajo con un salario, ventas de productos o servicios, etc. Desde que existen las civilizaciones organizadas conseguir dinero es necesario.

aprender a ganar dinero

El primer paso es ineludible, hay que saber ganarse el propio dinero para luego aprender a multiplicarlo. Desde la perspectiva de Robert Kiyosaki es tener un ingreso desde los cuadrantes E y A, es decir, como un empleado o un autoempleado.

Este punto más bien se refiere a conseguir dinero propio, sobre el cuál uno tenga total poder de decisión sobre en qué gastarlo e invertirlo.

Aprender a Retener.

El primer paso es completamente inevitable, sin excepción. En el mundo ninguna persona vive gratis, el aire puede ser gratis pero la comida y el techo no lo son.

El segundo paso es algo realmente opcional porque sólo aquellos con la suficiente disciplina pueden completarlo al pie de la letra.

Como ahorrar dinero cada mes

Aprender a retener es saber pagarse a uno mismo primero y aprender a vivir con lo que queda.

Pagarse a  uno mismo significa guardar un porcentaje de todo lo que se gana para sí mismo y luego usarlo en el tercer paso.

Esta es una de las acciones más difíciles de realizar. La historia de Arkad describe que si uno aprende a dejar solo un 10% de lo que gana y aprender a vivir con el resto (sin usar ese 10%), el oro nunca escapará de nosotros y siempre tendremos más.

guardar una parte en ahorros

Aprender a retener es aprender a ahorrar una cantidad o una porción para luego invertirla y convertirla en riqueza, lo que nos lleva al tercer paso.

Aprender a Usarlo.

Arkad cuenta a Bansir y a Kobi que tuvieron que pasar 4 largos años hasta realmente aprender este paso.

Fue sumamente complicado crear el hábito de vivir con un 10% menos de lo que ganaba y fue todavía más complicado aprender a usarlo.

aprender a invertir los ahorros

Arkad aprendió de su maestro que los negocios se realizan con personas especializadas en su profesión. Uno sólo debe dar su oro o su dinero a personas que van a saber cómo trabajarlo.

La lección que aprendió Arkad fue la de realizar las inversiones de lo que él guardaba mes a mes con personas especializadas en sus mercados y productos.

Este tercer paso hace referencia al concepto de “Mastermind” descrito por Napoleón Hill.

Arkad creó su Mastermind o su grupo de personas interdependientes con quienes hicieron negocios y como le fue tan bien, demostró a su maestro que podría pasar al siguiente nivel.

saber invertir lo ahorrado

Luego de haberse convertido en un buen hombre de negocios, aplicando correctamente el concepto de “ganar, retener y usar”, heredó todas las riquezas de su maestro.

Hecho que no fue en vano porque en las manos de Arkad, esos negocios crecieron a niveles increíbles convirtiéndolo así en el hombre más rico de babilonia.

No Es Una Cuestión De Suerte Es Una Cuestión De Persistencia.

El libro no escatima en ejemplos desde todos los sentidos, luego de que Arkad haya contado su historia a Bansir y Kobi, éste hace un comentario sobre “lo suertudo” que fue para recibir todas las herencias y así ser una persona increíblemente acaudalada.

persistencia y paciencia

La respuesta de Arkad fue algo brusca y tosca, pero correcta.

No fue “suerte” lo que lo puso en el camino de recibir aquellas herencias, fue su incesante determinación y persistencia durante esos duros 4 años que vivió probando, ensayando y practicando el difícil arte de ahorrar y de vivir con menos de lo que gana.

Fue una persona que con gran paciencia y pensamiento proactivo, día tras día aplicó esos nuevos conceptos hasta que por fin forjó un hábito que lo hizo eficiente, y como es de esperarse, eso lo llevó a ser la persona más rica de su época.