Los 7 Hábitos De La Gente Altamente Efectiva Escrito Por Stephen Covey (Resumen).

Los 7 Hábitos De La Gente Altamente Efectiva Stephen Covey

Nuestro carácter está hecho de nuestros hábitos y son nuestros hábitos uno de los factores que tienen mayor influencia en nuestras vidas. Debido a que son constantes  e inconscientes son determinantes en nuestra efectividad diaria.

Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva es el título de uno de los libros más exitosos de Stephen Covey y en él explica que cada acción es como una fina hebra de una cuerda. Si realizamos una acción día tras día, estas se acumulan y al igual que las hebras en conjunto, formaran una cuerda bastante fuerte hasta el punto de ser irrompible. Pero a diferencia de una cuerda, las acciones son cosas que con la voluntad suficiente se pueden cambiar cada día.

Lo beneficioso de practicar nuevas acciones es que podemos crearlas, aprenderlas y olvidarnos de ellas, ya que van a funcionar desde nuestro inconsciente todos los días. De ahí el hecho de prestar gran atención a nuestros hábitos y acciones diarias, si son realmente efectivos o inefectivos.

Stephen Covey Agrupa En El Libro Los 7 Hábitos De La Gente Altamente Efectiva Las Siguientes Ideas:

¿Cuáles son los siete hábitos de gente altamente efectiva?

Los 7 Habitos De La Gente Altamente Efectiva Stephen Covey

Ser Proactivo: En vez de responder a lo externo, ser proactivo es tener la libertad de elegir las acciones que tomamos de acuerdo a nuestras propias valoraciones y decisiones. Una persona verdaderamente libre es la que elige como va a invertir su tiempo.

Empezar Con El Fin En Mente: Todo se crea dos veces, una vez en la mente y otra vez en la realidad. En cada acción proactiva que tomamos debería de existir una visión con un objetivo claro, definido y bien detallado.

Poner Siempre Primero Lo Primero: La cura a la procrastinación. Es poner en orden de importancia las acciones que se van tomar en el día. Esta es la disciplina más complicada de habituar, tan complicada que Stephen Covey escribió un libro entero sobre el tema.

Pensar Ganar-Ganar: Las acciones que tomamos no solo deben beneficiarnos a nosotros mismos sino también a las personas a nuestro alrededor. Los beneficios son siempre abundantes y es importante tener el hábito de ganar en conjunto.

Buscar Entender Primero Y Luego Ser Entendido: Ser empático es uno de los principales hábitos que debemos de desarrollar en la sociedad. La paciencia para entender primero a las personas con quienes nos relacionamos puede ahorrar y solucionar grandes problemas mucho antes de que aparezcan.

Sinergia: Todos tenemos habilidades y cualidades únicas y diferentes, procurar siempre trabajar en conjunto y en armonía ya sea en la familia, en el trabajo o entre los amigos nos da una ventaja al momento de desarrollar un proyecto y al buen relacionamiento.

Afilar La Sierra: La vida significa constante crecimiento. Este hábito se basa en seguir desarrollando cada uno de los 6 hábitos anteriores. Nunca dejar que nuestras acciones se oxiden o se “desafilen” es un hábito a nivel general que no hay que dejar al azar.

Dependencia, Independencia e Interdependencia.

Los 7 hábitos se practican individualmente pero funcionan como partes de un complejo engranaje. Cada uno de ellos se interconectan, funcionando en armonía en el crecimiento personal para la efectividad individual y luego la efectividad social.

Covey explica el concepto del paradigma o percepción propia de la realidad. El paradigma es como un mapa pre-determinado que aprendemos de manera subjetiva, a partir de nuestras propias experiencias, es nuestra propia visión del mundo.

La interdependencia y la victoria publica Stephen Covey

El primer paso, antes de entender cómo funcionan y poder integrar los 7 hábitos como acciones cotidianas, es de ser conscientes de uno mismo y de nuestro propio paradigma, porque  desde ahí es que juzgamos la realidad externa y filtramos con ella cualquier nueva experiencia.

La realidad que percibimos siempre va a ser subjetiva, solo nosotros conocemos esa realidad desde los pequeños detalles que observamos y para cambiar un hábito hay que indagar profundamente en nosotros mismos hasta entender en la mayor parte posible como es nuestro mapa subjetivo de percepción y empezar por ahí el proceso de cambio de las acciones que tomamos.

Existen niveles de desarrollo que son definidos por Covey hasta llegar a un punto máximo de efectividad de una persona. Empezando por la total dependencia, evolucionando hacia la independencia individual hasta conseguir ser una persona interdependiente.

El Ser humano desde que nace es una persona completa y absolutamente dependiente de otros. Desde la infancia hasta la pubertad e inclusive hasta antes de cumplir la mayoría de edad, somos dependientes.

El Ser Humano como persona dependiente

Una vez que aprendemos a tomar decisiones por nosotros mismos y nos hacemos responsables por ellas, mientras maduramos tanto física como emocionalmente, nos vamos convirtiendo en una persona independiente.

Al alcanzar un nivel de independencia se nos hace más evidente que todo lo que existe no se encuentra aislado, todo funciona en conjunto con otras partes independientes y entendemos que la vida, la sociedad y la naturaleza en sí funcionan enteramente de forma interdependiente.

La naturaleza es interdependiente

La persona dependiente no puede conseguir por sí mismo lo que quiere, constantemente necesita de otras personas para poder lograr sus objetivos, su propio esfuerzo no es suficiente.

La persona independiente entiende que las cosas se consiguen gracias al propio trabajo, consiguen todo lo que se proponen mediante su propio empeño y esfuerzo.

La persona interdependiente entiende que para poder lograr cosas de gran magnitud tiene que combinar el poder de más personas independientes en un ambiente de interdependencia para lograr éxitos de las ligas mayores.

Cuando una persona está trabajando con otras de manera interdependiente por un objetivo concreto se entiende que ha formado un “Mastermind”, término acuñado por el autor Napoleón Hill en sus libros “Piense y Hágase Rico” y “Las leyes del Éxito”.

Victoria Privada y Victoria Pública.

Los primeros tres hábitos que describe Stephen Covey están relacionados con la autodisciplina y el autodominio. Estos 3 hábitos al llevarlos a la práctica inician en cada uno el proceso de convertir la dependencia en independencia. Stephen Covey llama a este logro “La Victoria Privada” que significa una victoria en el crecimiento del propio carácter.

La victoria privada es individual y empieza en nosotros mismos. La victoria privada hace referencia al segundo principio del Kybalion, “como es adentro es afuera, como es arriba es abajo”. El cambio empieza desde adentro de uno mismo y luego se refleja en el exterior.

Grafico de Los 7 Habitos De La Gente Altamente Efectiva

Luego de alcanzar la victoria privada y ser una persona independiente, empieza el proceso para convertirse en una persona interdependiente. Los 3 siguientes hábitos llevan a la victoria pública, en la que varias personas independientes trabajan de manera interdependiente para concretar un objetivo más grande que todos. Se forma un “Mastermind” de trabajo en equipo, empatía y armonía.

El último hábito se relaciona con constantemente afilar los hábitos anteriores. Es importante desarrollarlos diariamente, estrecharse un poco más e ir rompiendo nuevos límites todos los días. “Lo que no se usa se pierde, lo que si se usa crece y se desarrolla”.

El séptimo hábito enfoca en el constante crecimiento que la vida bien vivida requiere. En el quinto capítulo de La Ciencia De Hacerse Rico se hace referencia a este fenómeno natural de crecimiento. La vida fue hecha para vivir al máximo como se pueda, y eso significa constante crecimiento y desarrollo físico, mental y espiritual.

Cómo Aplicar Los 7 Hábitos De La Gente Altamente Efectiva.

Primer Hábito De La Gente Altamente Efectiva: Ser Proactivo.

Los seres humanos somos la única especie sobre la faz de la tierra que tiene la capacidad de ser autoconsciente de sí misma. Ser capaces de crear ideas en nuestra mente e imaginación es el hecho indiscutible de que podemos “pensar sobre los pensamientos” o pensar sobre nosotros mismos.

Somos proactivos por naturaleza

Esta virtud nos permite realizar evaluaciones, interpretar y aprender de la experiencia de otros y nuestras propias acciones. Es desde esta perspectiva que filtramos la realidad externa y formamos nuestro propio paradigma, pero existe un hecho todavía mucho más fundamental sobre esta idea, no existe absolutamente nada externo que pueda obligarnos a elegir lo que queremos pensar.

La Historia De Un Psiquiatra En Un Campo De Concentración.

Durante la segunda guerra mundial, el psiquiatra Viktor Frankl fue capturado por los alemanes y fue enviado a un campo de concentración. Su esposa y toda su familia perecieron a excepción de su hermana.

Viktor Frankl en medio del cautiverio, después de vivir tanto dolor y torturas, a pesar de todo lo inconcebible de ser un prisionero en Auschwitz, fue capaz de comprender que existía un tipo de libertad que nadie pudo quitarle, la libertad de decidir pensar lo que él quería pensar.

Viktor Frankl Libertad Interior

La denomino la “libertad última”, el poder de la autoconciencia le revelo que podrían controlar todo el ambiente externo y quitarle todas las libertades a excepción de una, su capacidad de decidir en qué modo puede afectarle todo lo que sucedía.

El ser humano es constantemente bombardeado por estímulos externos, y en las circunstancias más humillantes utilizo la autoconciencia para entender un principio básico en la naturaleza del hombre: Independientemente de todos los estímulos externos, el ser humano siempre tiene la libertad interior de elegir y decidir por sí mismo.

Viktor Frankl al entender este fundamento sobre la naturaleza humano concibió el primer y más fundamental habito de cualquier persona altamente efectiva: El hábito de ser proactivo.

Los seres humanos somos responsables de nuestra propia vida, la actitud que asumimos está en función a las decisiones que tomamos, no por las circunstancias externas. Los sentimientos se pueden someter ante los principios y eso es asumir la responsabilidad para hacer que las cosas ocurran.

Somos Proactivos Por Naturaleza.

Está en la naturaleza humana el ser proactivos, aquellas personas que sienten que su vida está en función a eventos externos se debe a que por decisión consciente u omisión eligen regalar a esos eventos el poder de controlarlos.

En ese caso se convierte en una persona reactiva, alguien que siempre se ve afectada por las cosas externas. Sólo si las cosas van bien, se sienten bien. En caso de que las cosas no vayan acorde a sus sentimientos, su conducta se ve afectada de una forma negativa.

Proactividad Primer Habito de la Gente Altamente Efectiva

Las personas proactivas siempre manejan sus propios estados de ánimo acorde a lo que ellos deciden pensar. Las personas reactivas basan sus emociones en torno a las ideas de otras personas y situaciones de su entorno cercano, dejando que estas las controlen.

Esto es llamado también “clima social” en la que las personas reactivas se ven afectadas por lo que ocurre en su ambiente social. Si son tratadas correctamente se siente a gusto, pero cuando son maltratadas activan sus mecanismos de autoprotección y se ponen defensivas.

Lo Que Realmente Nos Afecta Es Nuestra Propia Reacción.

Es lo más difícil de admitir, ya que fácilmente durante años se puede tener el mal hábito de culpar a algo externo sobre los sentimientos que tenemos por las cosas que nos ocurren. Lo que realmente causa mucho más dolor es nuestro propio permiso y consentimiento sobre lo que nos sucede, no la situación en sí.

Cualquier evento de negativo origina cambios en el propio paradigma, se abren nuevos escenarios de referencia para ver el mundo, verse a sí mismos y a los demás.

Persona Reactiva Vs Persona Proactiva

La naturaleza básica del ser humano consiste en tomar la iniciativa en la decisión de actuar y no dejar que otros actúen sobre nosotros. Esto es lo que permite elegir la respuesta sobre situaciones especificas y nos da poder de crear las circunstancias que queremos crear.

Ser una persona con iniciativa no significa ser agresivo e insistente, significa saber reconocer la responsabilidad de hacer que las cosas ocurran, independientemente de las expectativas.

Cómo Aumentar La Proactividad.

El Círculo De Preocupación Y El Círculo De Influencia.

Primero hay que tomar conciencia sobre en qué se invierte el tiempo y la energía. Todas las personas tienen una serie de cosas por las que se preocupa, puede ser la propia salud, problemas financieros, problemas en la familia o con los hijos, etc.

Estas situaciones se pueden agrupar en lo que se llama el “Circulo De Preocupación” y al analizar esta lista de inquietudes se hace evidente que sobre algunas de ellas no existe control absoluto y sobre otras sí.

Circulo de Influencia y el circulo de preocupacion

A la serie de problemas dentro del circulo de preocupación sobre las que existe un grado de control las podemos identificar en un nuevo grupo llamado “El Círculo De Influencia.”

Las personas proactivas centran todos sus esfuerzos en su círculo de influencia, sólo dedican tiempo a las cosas sobre las que tienen cierto grado de control, sobre las situaciones en las que tienen algún grado de acción. Al enfocarse en este grupo de problemas la energía se vuelve positiva, esta energía aumenta y se amplía, lo que inevitablemente conduce nuevamente a la ampliación del propio circulo de influencia.

Cómo Determinar El Círculo De Preocupación Y De Influencia.

Para determinar el círculo de preocupación hay que saber distinguir entre el “tener” y el “ser”.

El círculo de preocupación está minado de situaciones en las que el “tener” es lo que predomina: “Seré feliz cuando tenga esto”, “Si tuviera mejores padres sería mejor”, “Si tuviera una esposa más comprensiva”,“Si tuviera hijos más respetuosos”, la lista es interminable.

El circulo de influencia está lleno de “ser”: “puedo ser más creativo” “puedo ser más tolerante” “puedo ser más responsable”. El enfoque cambia hacia la propia persona, hacia el propio carácter.

Enfoque Reactivo Y Enfoque Proactivo.

Si se piensa que el problema es externo o se dice que “está ahí afuera”, esa idea en sí es el problema, porque se está cediendo el poder de controlarnos a algo que se encuentra afuera.

Este es el enfoque reactivo. Es una forma de nuestro mapa de percepción con un enfoque “de afuera hacia adentro”, para que nosotros cambiemos nuestra percepción es necesario que lo externo cambie antes que nosotros.

El enfoque proactivo se basa fundamentalmente desde la perspectiva “de adentro hacia afuera” (igual que el segundo principio de correspondencia del Kybalion). Este enfoque plantea “Ser” diferente y esta forma produce un cambio positivo sobre lo que se encuentra afuera. Siempre es posible “Ser” más inteligente, “Ser” más imaginativo, “Ser” más sabio.

Diferencia entre Ser y tener

Los siguientes seis hábitos de la gente eficaz están directamente conectados con desarrollar la proactividad. En cada uno de los casos siempre es uno mismo quien tiene el compromiso de tomar acción, nunca debe de esperar que lo externo influya sobre uno mismo. El buen provecho de las oportunidades siempre depende de que tanta responsabilidad se asuma en cada una de las situaciones que se presenten.

Hábito 2 De La gente Altamente Eficaz: Empezar Con El Fin En Mente.

El segundo hábito de la gente altamente efectiva es siempre empezar con el fin en mente. Esto significa saber cuál es la dirección que se está tomando y esto nos habilita a entender mejor el lugar actual desde donde se puede comenzar a ser proactivo.

habito 2 empezar con el fin en mente

No tener un fin en mente puede que te lleve a alcanzar victorias y éxitos a costa de cosas que realmente son mucho más importantes.

Las personas que se encuentran en la carrera de la rata como dice Robert Kiyosaki en Padre Rico Padre Pobre, a menudo asumen la batalla interminable de lograr ingresos más altos, buscan nuevas facultades profesionales y reconocimientos académicos, solo para darse cuenta que esas metas estaban basadas en la inquietud y el miedo.

El largo camino lleno de ansiedad y preocupaciones los han consumido, esto se vuelve evidente cuando al alcanzar aquellas metas predomina una sensación de insuficiencia o se entiende tarde de que no eran las cosas que realmente querían hacer.

segundo habito empezar con el fin en mente

Cuando uno sabe lo que realmente quiere y mantiene eso en mente durante el camino, en cada día las acciones tomadas provienen desde el verdadero “Ser” y el camino se vuelve menos inquieto y turbio. Uno es capaz de disfrutar el proceso.

Se puede ser sumamente eficiente escalando al lugar equivocado. Encontrarse muy ocupado no significa que se esté progresando si no existe la visión a donde se quiere llegar. La verdadera persona eficiente siempre empieza con un fin en mente y cada acto proactivo que toma se encuentra lleno de emoción y pasión.

Las Cosas Se Crean Dos Veces.

Empezar con el fin en mente se basa en la idea de que “todas las cosas se crean dos veces: primero en la mente y luego en la realidad externa”.

Siempre existe una construcción mental en la imaginación y luego se ponen en movimiento los procesos para la creación física de lo imaginado. Al construir un edificio siempre uno imagina primero los detalles, los colores y se crean los planos con algún arquitecto y un ingeniero mucho antes de que se construyan los primeros cimientos.

Tener vision como un arquitecto

Es importante diseñar los planos para el edificio antes de comenzar el proceso de construcción, así se pueden prever cambios o ajustes que encajen con el presupuesto.

Entre los carpinteros existe una regla básica, “medir dos veces, cortar una vez”. Es fundamental saber lo que realmente se quiere primero en la mente con todos los detalles posibles antes de realizar cualquier actividad.

Cuanto más se entienda el principio de la doble creación, mejor desempeño se tendrá dentro del círculo de influencia expandiéndolo a medida que más información se tenga a mano. Cuanta menos congruencia exista con este principio el círculo de preocupaciones reducirá el círculo de influencia.

Asumir La Responsabilidad De Tener Un Fin En Mente.

Todo se crea siempre en dos lugares, pero no siempre las creaciones en el primer lugar responden a un propósito consciente.

Si uno no desarrolla la autoconciencia y no asume responsabilidad sobre su propia creación mental, por omisión se está cediendo a otras personas y a los eventos externos, que se encuentran fuera del propio círculo de influencia, la creación de las situaciones que forman parte de nuestra vida.

Asumir la responsabilidad de tener metas

Constantemente seremos guiados de manera reactiva por ideas que se encuentran fuera de nuestras propias mentes dejando en manos de la familia, jefes, planes de otras personas y a las presiones de los problemas las acciones en el día a día.

Cuando los aviones vuelan siempre se desvían en su ruta, pero debido a que tienen un plan de vuelo definido siempre llegan a su destino. Lo mismo ocurre con cada uno, es un compromiso el de tener un fin en mente y nuestra responsabilidad la de realizar los ajustes correspondientes durante el rumbo hasta llegar a destino.

Hábito 3 De La Gente Altamente Efectiva: Poner Siempre Primero Lo Primero.

Albert E. N. Gray es un autor que se paso la vida buscando el denominador común entre las personas de éxito, y en uno de sus ensayos “El Común Denominador Del Éxito” encontró que no era ni la habilidad para relacionarse con las personas, ni la buena suerte ni el trabajo duro.

Albert encontró que el único factor que trascendía a cualquier otro es el tercer hábito de la gente altamente efectiva, poner siempre primero lo primero.

habito 3 de la gente efectiva primero lo primero

Las personas que tienen éxito tienen el hábito de hacer las cosas que las personas que fracasan no quieren hacer. No es que necesariamente les guste hacerlas, sino que su momentáneo disgusto viene acompañado por la fuerza de un propósito concreto, un fin en mente.

“Ser proactivo” y “Empezar Con El Fin En Mente” son indiscutiblemente primordiales y son un requisito para el tercer hábito de poner siempre primero lo primero. No se puede discernir si algo es importante o no si uno primero no toma conciencia de sus objetivos en su mente para luego desarrollar su proactividad.

Primero lo primero Stephen Covey

No se puede entender que es realmente importante si no se puede comprender el propio paradigma y entender qué cosas son necesarias de modificar para poder visualizar lo que es verdaderamente valioso.

Tampoco se puede entender, sin una visión y una dirección, sobre cuáles son las acciones que sean más constructivas hacia el objetivo y en qué orden deberían de realizarse.

Lo Urgente Y Lo Importante.

El tercer hábito de las personas altamente efectivas se encuentra estrechamente relacionado con la administración del tiempo. Existen dos factores que moldean la vida humana y son los grados de urgencia e importancia.

Algo que es urgente requiere de atención inmediata, no hay tiempo de espera. Por lo general las cosas que son urgentes nos llaman a la acción con mucha presión.

Diferencia entre lo urgente y lo importante

No siempre son para nosotros mismos, la mayoría de los casos responden a otras personas. Siempre que este tipo de situaciones están frente a nosotros, y agradables, pero también no siempre tienen un grado de importancia para nosotros.

En su contraparte las cosas que son importantes tienen que ver con resultados. Si aporta algún beneficio o resultado favorable a nuestras metas y objetivos de gran prioridad son importantes para nosotros.

Para las cosas que son urgentes siempre existe un grado de reacción. Pero en situaciones de gran importancia que carecen de urgencia, requieren mucha iniciativa y proactividad para tomar acción a fin de no dejar que las oportunidades importantes se escurran de las manos.

En la ausencia de la práctica del hábito de “Empezar Con El Fin En Mente”, no se puede tener idea de lo que realmente es importante. No se tendrá la conciencia suficiente de los resultados que se pueden obtener porque no existe una dirección concreta hacia donde llegar y con mucha frecuencia las cosas urgentes ocuparán el tiempo las acciones vinculadas a objetivos importantes.

El Cuadrante De Lo Urgente E Importante.

Este es un cuadrante donde se exponen de manera gráfica las ideas de la urgencia e importancia en conjunto.

 El primer cuadrante representa todo lo que es urgente e importante. Está relacionado a tareas que requieren de atención inmediata. Siempre existen situaciones en la vida que se encuentran en el cuadrante I, demandan mucha energía y a veces consume a muchas personas que viven en un constante manejo de crisis.

El cuadrante de lo urgente y lo importante Stephen Covey

La Persona Que Viven En Base A La Crisis: Este tipo de gente tiene una gravitación hacia los problemas y constantemente se encuentran trabajando al límite de los plazos que tienen establecidos.

Este tipo de personas se encuentran bombardeas constantemente de problemas todo el día, todos los días, sólo obtienen alguna clase de alivio cuando huyen al cuadrante IV donde se encuentran las actividades ni urgentes ni importantes.

Su modo de vida es un 90% en el primer cuadrante y el 10% restante lo dedican al cuarto cuadrante. A los cuadrantes restantes le prestan la atención mínima posible. Este es el modo de vida de las personas que viven en base a la crisis.

Personas Que Reaccionan Ante Las Crisis Y Las Personas Irresponsables: Este siguiente tipo de persona invierte demasiado tiempo en el tercer cuadrante, las cosas que son urgentes pero no son realmente importantes. Se encuentran en un continuo círculo reactivo hacia las cosas que son urgentes pretendiendo que son importantes.

No siempre la urgencia se basa en las cosas que son fundamentales para sí mismos, normalmente responden a las urgencias de otros, el tipo de personas que invierten todo su tiempo en los últimos dos cuadrantes, las personas que viven vidas irresponsables.

¿Dónde Se Encuentran Las Personas Efectivas Dentro Del Cuadrante De Lo Urgente E Importante?

Los Cuatro Cuadrantes De Stephen Covey

Las personas altamente efectivas obvian en su totalidad los últimos dos cuadrantes (el III y el IV) porque independientemente del grado de urgencia que tengan no son importantes.

En lo posible tratan de reducir su tiempo en el primer cuadrante y centran su verdadera atención al cuadrante II. El segundo cuadrante es el núcleo de la administración del tiempo de una persona verdaderamente efectiva.

En esencia no son cosas urgentes pero si tienen el mayor grado de importancia, ya sea planificar a largo plazo, realizar ejercicios físicos para mantener la salud, prepararse y formarse.

En síntesis todas las cosas que estamos supuestos a hacer pero no las realizamos es porque no sentimos la urgencia de hacerlas.

¿En Qué Se Enfocan Las Personas Eficientes?

Las personas efectivas no se enfocan en los problemas, se enfocan en las oportunidades. Invierten todo su tiempo y atención en acrecentar las oportunidades y prevenir la mayor cantidad de problemas posibles.

Las 7 habilidades de la gente altamente efectiva se encuentran en su totalidad en el cuadrante II. Cada una de ellas plantea avances de fundamental importancia que al realizarlas determinan una diferencia positiva extraordinaria en la vida.

El cuadrante de la administracion del tiempo

En el acto de avanzar con gran efectividad en la vida la pregunta clave es ¿Qué acciones puedo tomar en mi vida profesional y personal que al realizarlas diariamente representen un grado de diferencia positiva trascendental en mi vida?

Hábito 4 De Las Personas Altamente Efectivas: Pensar Ganar-Ganar Según Stephen Covey.

Habito 4 Pensar Ganar Ganar

El cuarto hábito de Stephen Covey describe que en cualquier interacción humana solo pueden encontrarse 5 modelos.

Ganar-Perder, Ganar-Ganar, Perder-Ganar. Perder-Perder y Que no haya trato.

De entre todas estas situaciones: ¿cuál es la más efectiva?

La respuesta depende de lo que se encuentre en juego. En caso de una competencia deportiva, si un equipo gana implica que el otro tenga que perder. En caso de una competencia entre marcas, también puede considerarse la idea de que una marca gane mientras la otra pierda. Pero cuando se necesita la cooperación de varios individuos y grupos para alcanzar un éxito mayor, lo deseable es el modelo de ganar-ganar.

Siempre existen situaciones en las que el modelo ganar-perder puede ser conveniente, en caso de circunstancias competitivas. Pero no todo en la vida es competencia. No es necesario competir con la pareja, con los hijos, compañeros de trabajo, amigos ni vecinos.

Una pregunta fuera de lugar es: ¿Quién tiene mayores ingresos en un matrimonio? Si ambos no generan ingresos, no está ganando ninguno de ellos.

La vida es una realidad interdependiente, no independiente. Los mayores logros son el resultado de la cooperación de personas independientes. Y el modelo o paradigma de ganar-perder no lleva a la cooperación.

Pensar Ganar Ganar Cuarto habito De la gente efectiva

La percepción “Ganar-Ganar” implica una alianza de satisfacción y beneficio mutuo en la búsqueda de soluciones entre las personas. Un resultado dentro del modelo Ganar-Ganar compromete mucho más a los individuos dentro de cualquier plan de acción y también hace que se sientan bien por las decisiones que están asumiendo.

La percepción Ganar-Ganar plantea un escenario cooperativo y no competitivo. Es común en las personas dejarse llevar por la visión dual de fuerza-debilidad, dureza-suavidad, Ganancia o perdida. Esta percepción es anticuada y errónea, se basa en la idea del poder y el estatus, no en los principios.

Ganar-Ganar se basa en el principio de que existe abundancia para todos y que el éxito de una persona eficiente no se logra a costa del éxito de otros. Siempre existe un mayor beneficio para todos. No solo se trata del éxito individual sino del éxito colectivo de un nivel superior para cada uno.

Hábito 5 De Las Personas Altamente Efectivas: Buscar Primero Entender, Luego Ser Entendido.

En la comunicación entre personas existe una tendencia de precipitarse a arreglar cualquier problema con un consejo superficial y rápido. Pero no siempre nos tomamos el tiempo necesario para valorar o evaluar de manera profunda el problema.

Buscar Entender Primero Luego Ser Entendido

En el campo de las relaciones interpersonales, Stephen Covey descubrió que el principio más importante se resume en una sencilla frase: “Buscar entender primero, luego ser entendido”.

El Principio Clave De La Comunicación Interpersonal Efectiva: Aprender A Escuchar.

Lo típico es siempre buscar ser comprendidos antes de saber escuchar con empatía. Buscar entender implica un cambio profundo de nuestro paradigma. Las personas no escuchan con una intensión real y genuina de comprender, sino para poder responder a la persona. La tendencia común es sólo hablar y luego prepararse para hablar nuevamente.

Aprender a escuchar de manera empatica

Y como es de esperarse filtran la información recibida de manera subjetiva, desde el propio paradigma, reflejan sus propios pensamientos en las vidas de otras personas sin comprender en profundidad sus verdaderos sentimientos.

Es común proyectar la propia visión sobre la conducta de otra gente, este es el principal problema de la percepción subjetiva que cada uno tiene.

Los Cinco Niveles De Escucha.

Nivel 1 – Ignorar: No escuchar nada en absoluto

Nivel 2 – Fingir: Responder pero sin escuchar realmente.

Nivel 3 – Escuchar De Forma Selectiva: Escuchar solo partes de la conversación, tratando en cada pausa de empezar a hablar.

Nivel 4 – Escuchar Con Atención: Centrar toda la energía y atención a las palabras que se pronuncian.

Nivel 5 – Escuchar Con Empatía: Es la forma más alta de escucha y se logra cuando se entra en el marco preciso de la otra persona. Ver a través de los propios ojos de ella, entender su paradigma y comprender lo que realmente siente.

Una De Las Raíces De La Motivación Humana

La motivación humana comprende un hecho básico: las necesidades satisfechas no motivan, sólo motivan las necesidades insatisfechas. Rápidamente después de la supervivencia del cuerpo, la mayor necesidad de una persona es su supervivencia mental: ser entendido, valorado, comprendido, apreciado.

El quinto nivel de escucha brinda un aire psicológico, una vez satisfecha la supervivencia mental de la persona, ésta puede comenzar a enfocarse en influir y solucionar sus problemas.

Cuando se intenta lograr soluciones desde una percepción Ganar-Ganar, se complementa el objetivo de “Buscando Entender Primero y Luego Ser Entendido”. El hábito 5 y 6 funcionan en conjunto.

Cómo Practicar El Hábito De Buscar Entender Primero Y Luego Ser Entendido.

Este hábito puede ponerse en práctica inmediatamente. En la próxima charla que tenga con una persona, trate de escuchar con empatía y comprender el paradigma de la otra persona. No es necesario que le cuenten problemas para poder ser empático con ella.

Saber escuchar Dalai Lama

Sea paciente y respetuoso, sienta el corazón del otro, la gente no puede abrirse en sus emociones sin antes sentir que existe la empatía genuina y verdadera.

Sin dudas el quinto hábito de la gente altamente efectiva es el que plantea mayor dificultad para cualquiera. Es difícil cuando uno se encuentra exhausto y tiene un convencimiento sólido de que tiene la razón en un argumento, el deseo de no escuchar es lo más lógico en estos casos.

Obligarse a escuchar puede ser un primer paso, pero aun así este es el hábito más complejo de dominar.

Hábito 6 De Las Personas Altamente Exitosas: Sinergia. (Resumen)

La sinergia es algo que puede observarse en la naturaleza. Las raíces de los vegetales se entrelazan bajo la tierra mejorando su calidad dando a entender que las plantas se desarrollan mejor en conjunto que individualmente.

Dos personas que trabajan en conjunto pueden producir mucho más que estando separadas. Los resultados siempre son mayores que la suma de las partes, dos unidades sumadas es igual a tres o mucho más.

Habito 6 De la gente exitosa Sinergia

La naturaleza nos enseña el principio de la cooperación creativa y el desafío se encuentra en utilizar este principio en las interacciones sociales. La combinación de todos los hábitos de la gente exitosa mencionados con anterioridad convergen en el hábito de la Sinergia.

La esencia de la sinergia consiste en saber apreciar las diferencias. Las personas que no se sienten seguras consideran que la realidad debe ceder ante sus paradigmas, tienen el deseo de convertir a otros en lo que sus pensamientos quieren. No entienden que el valor en una relación interpersonal son los diferentes puntos de vista.

La igualdad no significa “reflejo exacto”. La unidad significa una igualdad complementaria. Cuando las cosas son iguales no puede existir creatividad. La sinergia consiste en encontrar valor en las diferencias.

La gente altamente efectiva es humilde y respeta la necesidad de reconocer los propios límites de percepción, atesorando los abundantes recursos que existen en las interacciones con mentes diferentes. La persona altamente efectiva valora que las diferencias aumentan el conocimiento y el entendimiento de la realidad desde otros puntos de observación.

Sinergia Sexto habito de Stephen Covey

Para una real sinergia interpersonal es de vital importancia el desarrollo de una sinergia intrapersonal. A partir de los hábitos que constituyen la victoria privada (ser proactivo, empezar con un fin en mente y poner siempre primero lo primero) se alcanza una seguridad y confianza interna suficiente como para hacer frente a la aventura de ser una persona vulnerable y abierta en la diversidad de percepciones.

A partir de estos 3 primeros hábitos de las personas exitosas se consigue desarrollar la mentalidad de abundancia con un enfoque basado en Ganar-Ganar y proactivamente se puede buscar el entendimiento primero.

Una vez que alguien experimenta la sinergia verdadera nunca vuelve a ser la misma, ya que entiende definitivamente los contrastes y aprovecha los infinitos beneficios de la pluralidad de mentes.

Hábito 7 De Las Personas Altamente Eficientes: Afilar La Sierra. (Resumen)

El séptimo hábito de la gente altamente efectiva consiste en invertir tiempo a afilar la sierra. Comprende todos los hábitos anteriores con base en el modelo expuesto en el libro de los 7 hábitos y es el que hace posible su funcionamiento.

Habito 7 Afilar La Sierra

Afilar la sierra significa acentuar y resguardar el mayor activo que se posee: usted mismo. Significa renovarse en las tres dimensiones de la naturaleza individual: la naturaleza física, mental y espiritual.

Las Tres Dimensiones De Una Persona.

Las tres dimensiones de una persona

La Dimensión Física: Fácil de comprender, significa tomar cuidado de manera eficiente del vehículo que nos posibilita vivir, nuestro cuerpo. Dedicando tiempo en aprender y tener una buena alimentación, descansar las horas suficientes al dormir y realizar los ejercicios que nuestro cuerpo requiera para mantenerse en forma.

La Dimensión Mental: Mientras nuestro cuerpo se mantiene en forma y salud vital, la mente requiere otro tipo de alimento, el de la educación. Es importante mantener la disciplina de ser un estudiante de todo, leer libros en la cantidad que se pueda, no dejar pasar ninguna oportunidad para aprender. Alimentar la mente significa desarrollarla y expandirla a todos los niveles posibles mientras se pueda vivir.

Cuerpo, Mente, Alma y Espiritu

La Dimensión Espiritual: Relacionada en gran parte con el segundo hábito, empezar con un fin en mente. La dimensión espiritual se puede entender como la visión hacia los lugares que se quiere llegar y vivir. Es lo que proporciona liderazgo e inspiración en la vida.

Constantemente hay que invertir tiempo en soñar y alimentar nuestros deseos de mayores cosas en la vida. Hacer uso de manera proactiva de la libertad interior de pensar lo que se desea realmente pensar.

Conclusión De Los 7 Hábitos De La Gente Altamente Efectiva.

Hemos dicho al comienzo de este extenso pero corto resumen de los 7 hábitos de la gente altamente efectiva que cada uno de ellos funciona como partes de un engranaje que produce un resultado mayor.

Todo parte desde el primer habito, la proactividad. A partir de él se puede comenzar a desarrollar los siguientes hábitos logrando la victoria privada hasta la victoria pública con los máximos niveles de desarrollo del hábito de la Sinergia.

La vida bien vivida se vive proactivamente, imaginando y creando en la mente los fines que se quieren lograr, organizando siempre por orden de importancia qué hacer primero y cómo hacerlo.

Los 7 Habitos De La Gente Altamente Efectiva de Stephen Covey

Si es la primera vez que uno se encuentra con este tipo de conocimiento puede parecer un poco difícil de empezar a llevarlos a la práctica, pero es esencial entender que somos proactivos por naturaleza, debemos de dejar que las circunstancias nos muevan de un lugar a otro como lo hacen con las personas que son reactivas en vez de proactivas.

El primer paso es ganar la confianza suficiente con la propia victoria privada para luego entregar valor a las personas a nuestro alrededor practicando los hábitos de ser un buen oyente, entendiendo que la abundancia es mucho mayor de lo que podemos discernir teniendo siempre un enfoque Ganar-Ganar y apreciando los diversos valores provenientes de percepciones diferentes de otras personas, alimentando la sinergia en todas nuestras relaciones.

Y sin olvidar que nuevamente con proactividad se debe de invertir en actividades para afilar la sierra de nuestros hábitos desde las tres dimensiones de una persona; de manera física: cuidando nuestro templo corporal, de manera mental: alimentando nuestro conocimiento día a día, de manera espiritual: acrecentando nuestra dimensión espiritual de inspiración y visión alcanzando la verdadera libertad interior, alcanzando la paz propia para luego transmitirla a la sociedad en la construcción de una verdadera victoria pública.